Queremos ayudarlo a encontrar soluciones a sus Necesidades Operativas de Financiación (NOF), de tal forma que recupere el capital de trabajo que requiere para navegar en medio de la crisis generada por el Covid-19.

Hemos construido nuestra reputación acompañando a los empresarios en todo momento y estamos en capacidad de entender los distintos momentos y necesidades en la vida de una compañía, desde el emprendimiento, sus procesos de expansión y crecimiento y durante los retos que significan la iliquidez y la insolvencia en las organizaciones.

En medio de la difícil situación generada como consecuencia de la declaratoria de emergencia económica y social causada por el Covid-19, nuestro objetivo es ayudarle a recuperar la liquidez que necesita para afrontar esta crisis y así poder reformular un plan de negocios que incorpore su nueva estrategia en el largo plazo.

Nuestro equipo lo componen financieros y abogados expertos, quienes se han desempeñado como asesores particulares, funcionarios públicos de alto nivel, negociadores, promotores de acuerdos de reorganización y han sido docentes en materia de insolvencia empresarial y derecho de los negocios.

A lo largo de nuestra carrera, hemos adquirido el conocimiento y la experiencia para entender los distintos momentos y necesidades en la vida de una compañía, desde el emprendimiento, pasando por sus procesos de expansión y crecimiento y durante los retos que significan afrontar periodos de insolvencia e iliquidez en las organizaciones.

Déjenos ayudarle a construir la estrategia que le permitirá llegar a los acuerdos que requiere con sus acreedores para obtener plazos más favorables, costos financieros sostenibles, fortalecer sus relaciones con proveedores y construir alianzas comerciales para recobrar tracción en sus negocios y mitigar los riesgos en medio de la incertidumbre.

Para cumplir con esta promesa de valor, hemos hecho una alianza con Consultorías Empresariales Cárdenas Muñoz, firma especializada en asesoría financiera con más de 37 años experiencia en el manejo de situaciones de insolvencia empresarial. De esta manera, conformamos un equipo verdaderamente interdisciplinario para ayudarle en el diagnóstico de su situación financiera, y en la preparación, formulación, negociación y ejecución del plan de negocios que deje satisfechos a todos sus Stakeholders.

 

Conozca a nuestro aliado www.cardenasmunoz.com

 

¿Cuáles son los beneficios de un régimen de insolvencia?

 

Acoger a algunos de los regímenes de insolvencia con una estrategia predefinida puede traer los siguientes beneficios:

  • La empresa puede seguir realizando todas sus operaciones industriales y comerciales. Es decir, por entrar a un proceso de insolvencia los contratos celebrados no se pueden terminar.
  • Desde la admisión en el proceso de reorganización se suspenden los pagos a deuda hasta tanto se negocie el Acuerdo de Reorganización con los acreedores.
  • El deudor puede optar por la renegociación de los contratos de tracto sucesivo para mejorar las condiciones y si no se consigue la renegociación se puede llegar a lograr la terminación de estos contratos.
  • Se suspensión de los procesos ejecutivos y de cobro coactivo en curso en contra de la empresa, y se impide que se inicien nuevos procesos de este tipo.
  • Pueden levantarse las medidas cautelares en contra de la empresa para que las sumas de dinero embargadas sean empleadas en el desarrollo de su actividad operacional.
  • Se suspenden los procesos de restitución en contra del deudor de bienes dados en arrendamiento o leasing con los que el deudor desarrolle su objeto social.
  • Según sea la composición del patrimonio, la empresa puede aumentar el poder de negociación frente a los acreedores y así obtener mejores resultados en la negociación del Acuerdo de Reorganización.
  • Permite negociar nuevos plazos, tasas de interés y periodos de gracia con todos sus acreedores.
  • Una vez firmado el Acuerdo de Reorganización se restituirán a la empresa las sumas de dinero retenidas por sus clientes por concepto de retención en la fuente hasta por un período de 3 años.
  • Pueden generarse esquemas para que la empresa reciba financiación dentro del proceso de insolvencia.
  • Su empresa contará con un término entre 3, 5 y 10 años para cumplir con el Acuerdo de Reorganización y en paralelo podrá implementar el nuevo plan de negocio que le permita corregir estructuralmente los problemas de liquidez.

 

¿Qué le ofrecemos?

  • Diagnóstico de viabilidad y definición de una estrategia para lograr acuerdos costo eficientes con sus acreedores.
  • Proyección de escenarios financieros y análisis legal de la prelación de pagos para proponer en la negociación directa con los acreedores.
  • Acompañamiento en las negociaciones directas y concursales con sus acreedores.
  • Si el acuerdo privado se cierra, lo acompañamos en la elaboración del documento y posterior presentación ante el Juez para su aprobación.
  • Al contrario, si el acuerdo privado no se cierra se presentará la solicitud de reorganización empresarial, con el acompañamiento jurídico y financiero que requiera en todas las instancias del proceso.

Con disciplina, rigurosidad y oportunidad en los seguimientos y controles que implemente en las finanzas de su organización, logrará detectar a tiempo las situaciones que pueden generar insolvencia e iliquidez para enfrentar los retos que presenta una crisis como la generada por el Covid 19.

En medio de tanta incertidumbre, es muy importante que se prepare y gestione adecuadamente los riesgos de su organización.

 

¿Cómo fortalecer su estructura financiera para evitar la crisis?

  • Tome medidas estratégicas para fortalecer financieramente su empresa y así hacer frente a un mercado en el que podría tener que hacer concesiones y dar plazos de pagos a sus clientes y deudores.
  • Haga un balance de la sostenibilidad de la deuda y negocie la refinanciación de la deuda antigua y asegúrese de conseguir las mejores condiciones de la nueva deuda.
  • Tome consciencia de sus activos como garantías y libere estratégicamente los activos que mejor sirvan de garantía para acceder a mayor financiación.
  • Mapee con precisión la composición de sus cuentas por cobrar y segmente a sus deudores según su capacidad actual de pago y lo estratégico que estos sean para su operación.
  • Constituya o renueve garantías de pago con sus deudores.
  • Hasta junio de 2022 vigile con cuidado extremo el comportamiento de su flujo de caja y tome decisiones de forma austera, privilegiando los flujos de caja sobre cualquier otro indicador financiero.
  • Haga alianzas estratégicas con sus acreedores y deudores, puede ser una oportunidad para integraciones que permitan economías de escala y compra de activos estratégicos para su modelo de negocio.
  • Consúltenos podemos apoyarlo para que evite la crisis.